Cuidados de la mujer después de los 40 años

Los cuarenta se consideran una de las edades más maravillosas para la mujer, en la que se suele sentir bien consigo misma y mucho más serena, pero por otro lado es cuando comienzan a aparecer las secuelas de un mal cuidado de los veinte.

En esta etapa las mujeres inician la llamada transición menopáusica y deben tener claro cuáles son los aspectos de la salud que deben cuidar y vigilar con más atención. Tienen que tener cuidado con lo que se consume y con la actividad física, además de no saltarse las revisiones ginecológicas y los controles médicos necesarios, ya que muchas de las causas de muerte e incapacidad pueden prevenirse o retrasarse con un diagnóstico y tratamiento tempranos, además hacerse exámenes y tests con frecuencia puede ayudar a encontrar problemas antes de que comiencen, por ello es importante hacerse chequeos médicos como:

Revisión ginecológica

Si en las últimas revisiones la citología ha resultado normal, se puede hacer la revisión cada 3 años, eso no indica que se deje de hacer una revisión anual para una exploración ginecológica dado que el control del endometrio y ovarios sigue siendo necesario al empezar con las irregularidades menstruales. Una vez al año, al menos, se debería visitar al ginecólogo.

Control del peso

Es fácil que en esta década, si se descuida el ejercicio, la disminución de estrógenos produzca una redistribución de la grasa corporal. El sobrepeso es uno de los factores de riesgo más importante de posibles complicaciones cardiovasculares, por eso es especialmente importante que:

  • Se incremente la actividad física: 30-40 minutos (3-5 veces a la semana) porque aumenta el colesterol bueno, normaliza los niveles de azúcar en sangre y reduce la tensión arterial, todo ello es beneficioso para el corazón.
  • Mejorar la dieta: Alimentos bajos en grasa y altos en fibra: fruta, verdura, legumbre, cereal, etc.

Colesterol y glucosa

Para vigilar otros factores de riesgo cardiovascular, es recomendable realizar análisis de control del colesterol y glucosa, porque la caída de estrógenos se acompaña de un descenso del conocido colesterol bueno (HDL), con lo que aumenta el riesgo de arteriosclerosis.

Osteoporosis

Si tienes antecedentes familiares con esta enfermedad, puedes también ser candidata. Existe un análisis genético que permite comprobar el riesgo de que lo padezcas o diagnosticarla y, así tomar medidas para prevenir o retrasar los síntomas con una alimentación adecuada y ejercicio.

También es importante saber cómo cambian nuestros órganos a partir de esa edad.

Sistema muscular. Alrededor de los 40 años se inicia una disminución en la masa muscular que se acompaña de un aumento de grasa, lo que ocasiona menor fuerza en los músculos y menor resistencia aeróbica al hacer ejercicio, también disminuye la flexibilidad, conviene resaltar que una gran parte de la disminución del tamaño del músculo que se inicia en esta época de la vida puede evitarse haciendo ejercicio físico en forma regular y teniendo una alimentación balanceada.

Sistema cardiovascular. El sistema cardiovascular se ve afectado por el estrés, las hormonas, el exceso de grasas saturadas y determinadas toxinas como la del tabaco. Los problemas cardiovasculares son una de las primeras causa de mortalidad en las mujeres.

Articulaciones.  Son elementos más complejos del aparato locomotor, se trata de estructuras en partes duras que posibilitan la unión entre sí de dos o más huesos, con la edad, las articulaciones se vuelven más rígidas y menos flexibles, la producción del líquido dentro de ellas puede disminuir y el cartílago puede empezar a friccionarse y a erosionarse, asimismo, los minerales pueden depositarse en algunas articulaciones (calcificación), particularmente en el caso del hombro, las articulaciones de la cadera y de la rodilla pueden comenzar a perder su estructura (cambios degenerativos), las articulaciones de los dedos van perdiendo cartílago y los huesos se adelgazan ligeramente.

Sistema reproductor. A medida que una mujer envejece, tienen lugar muchos cambios en su aparato reproductor. Para las mujeres, el cese de la menstruación (menopausia) es un signo de envejecimiento, pero no es el único cambio, la menopausia se ve acompañada por un periodo previo de transición denominado climaterio, que se prolonga también por muchos años después de la última menstruación.

Los cambios en el aparato reproductor están estrechamente relacionados con los cambios en el sistema urinario, ya que la calidad de la mucosa del sistema urinario también depende de los estrógenos. Las estructuras de sostén del piso pélvico (músculos y ligamentos) se debilitan, por lo que la aparición de trastornos como la incontinencia urinaria (salida involuntaria de orina) es frecuente.

Se presentan también cambios en el tejido mamario, comienza una disminución del tejido mamario y un aumento de los depósitos de grasa, conforme aumenta la edad, los riesgos de presentar tumoraciones, tanto benignas como malignas (cáncer de mama), incrementan, por lo que es de suma importancia practicarse una mamografía cada 2 años a partir de los 40 años de edad.

 

 

Referencias
http://www.salud.net/guia-de-salud-para-mujeres-de-40-ano/
http://nyp.org/espanol/library/women.html
https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/womens.html

 

Alfonso Martínez
Naturista y fitoterapeuta

Consultas en línea virtual.
Consultas en Sonora cada dos meses
Consultas en Monterrey cada 60 días
Consultas en México DF cada 45 días
Consultas en Texas cada 120 días
Consultas en Los Ángeles cada 60 días
Consultas en Querétaro cada 60 días
Citas al correo naturistaalfonso@outlook.com
Whatsapp +52 1 222 534 5725

Consejos para una menopausia saludable

La menopausia es la época de una mujer en la cual deja de tener menstruaciones, casi siempre ocurre entre los 45 y 55 años de edad. La menopausia se produce porque los ovarios de la mujer dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona.

Una mujer llega a la menopausia cuando no tiene un período menstrual durante un año. Los cambios y los síntomas pueden empezar varios años antes, estos incluyen:

  • Cambio en las menstruaciones
  • Calores y/o sudoración nocturna
  • Dificultad para dormir
  • Sequedad vaginal
  • Cambios de humor
  • Dificultad para concentrarse
  • Menos cabello y más vello facial

 

¿Cómo mantenerse saludable después de la menopausia?

Mantenerse saludable después de la menopausia podría significar hacer algunos cambios en el estilo de vida.

Alimentación y hábitos saludables

La alimentación de la mujer en la menopausia debe incluir alimentos como leguminosas, frutas y verduras, en poca cantidad se puede consumir carnes con poca grasa y pescado, leches o bebidas vegetales.

A continuación se describen algunos consejos nutricionales para la mujer en la menopausia:

  • Consumir productos vegetales como frutas y verduras.
  • Consumir leguminosas, incluyendo la soya de 2 a 3 veces a la semana.
  • Aumentar el consumo de fibra pero sin excederse, ya que un alto consumo de fibra en la dieta puede reducir la absorción de calcio.
  • Limitar la ingesta de sodio, sobre todo cuando exista hipertensión arterial.
  • Limitar el consumo de alimentos animales ricos en grasas saturadas.
  • Utilizar preferentemente aceites de semillas o de oliva para aderezar.
  • Mantener una ingesta adecuada de alimentos que contengan vitamina D y controlar la exposición al sol.
  • Evitar el sobrepeso, manteniendo una ingesta calórica adecuada.

 

Controlar el estrés

  • Aprender a relajarse es indispensable.
  • El estrés afecta a la gran mayoría de las mujeres en el inicio de la menopausia.
  • El estrés se manifiesta a través de cuadros de angustia, cambios bruscos de humor, irritabilidad y de una sensación general de malestar, trate de combatirlo.

Consejos:

  • Evite los estimulantes (café, té, alcohol, dulces).
  • Practique algún deporte ya que éste permite liberar la tensión y provoca una sensación de bienestar.
  • Trate de mantener un sueño tranquilo y reparador.
  • Hacer respiraciones profundas con algún aceite esencial de lavanda y romero.
  • Tome un baño de agua caliente y trate de relajarse.

 

Ejercicio físico

Tras la menopausia se produce una rápida pérdida de masa ósea y también una pérdida de masa muscular, la práctica regular de una actividad física en una mujer menopáusica puede resultar muy beneficiosa, ya que favorece el sistema circulatorio y el sistema músculo esquelético.

El ejercicio mantiene la elasticidad de los músculos, mejora la coordinación y movilidad, contribuye  a la quema de calorías y al mantenimiento del peso, mejora la hipertensión y los niveles de colesterol, además tiene efectos psicológicos beneficiosos.

Las mujeres de cualquier edad pueden iniciar un programa de ejercicios, que deberá adaptarse  a sus características individuales y realizarse de manera progresiva, si no ha realizado ejercicio regularmente, se aconseja iniciar de forma paulatina, con 2 a 3 sesiones a la semana de 20 a 30 minutos e ir aumentando progresivamente.

 

Dormir bien

Los buenos hábitos de sueño evitan los insomnios. A continuación se mencionan algunos consejos para tener un descanso de calidad:

  • Establecer un horario de sueño.
  • Despertarse a su propio ritmo.
  • Realizar alguna actividad física durante el día.
  • Evitar los somníferos.
  • Cenar algo ligero y por lo menos dos horas antes de irse a la cama.
  • Prepare un ambiente favorable para el sueño.
  • Realizar actividades relajantes al final del día.
  • Acostarse a la primera señal de sueño.

 

*Un tema importante es realizarse chequeos médicos regularmente, el medico será quien indique que estudios realizarse para descartar alguna enfermedad y recuerde la prevención de alguna enfermedad es importante para tener una menopausia saludable.

 

 

https://medlineplus.gov/spanish/menopause.html
https://www.nia.nih.gov/publicaciones/menopausia

Alfonso Campos
Naturista y fitoterapeuta

Consultas en línea virtual.
Consultas en Sonora cada dos meses
Consultas en Monterrey cada 60 días
Consultas en México DF cada 45 días
Consultas en Texas cada 120 días
Consultas en Los Ángeles cada 60 días
Consultas en Querétaro cada 60 días
Citas al correo naturistaalfonso@outlook.com
Whatsapp +52 1 222 534 5725

Cuidados de la mujer después de los 40 y 50 años

En esta etapa las mujeres inician la llamada transición menopáusica y deben tener claro cuáles son los aspectos de la salud que deben cuidar y vigilar con más atención.

Los cuarenta se consideran una de las edades más maravillosas para la mujer, en la que se suele sentir bien consigo misma y mucho más serena, pero por otro lado es cuando comienzan a aparecer las secuelas de un mal cuidado de los veinte.

En esta etapa las mujeres inician la llamada transición menopáusica y deben tener claro cuáles son los aspectos de la salud que deben cuidar y vigilar con más atención. Tienen que tener cuidado con lo que se consume y con la actividad física, además de no saltarse las revisiones ginecológicas y los controles médicos necesarios, ya que muchas de las causas de muerte e incapacidad pueden prevenirse o retrasarse con un diagnóstico y tratamiento tempranos, además hacerse exámenes y tests con frecuencia puede ayudar a encontrar problemas antes de que comiencen, por ello es importante hacerse chequeos médicos como:

Revisión ginecológica

Si en las últimas revisiones la citología ha resultado normal, se puede hacer la revisión cada 3 años, eso no indica que se deje de hacer una revisión anual para una exploración ginecológica dado que el control del endometrio y ovarios sigue siendo necesario al empezar con las irregularidades menstruales. Una vez al año, al menos, se debería visitar al ginecólogo.

Control del peso

Es fácil que en esta década, si se descuida el ejercicio, la disminución de estrógenos produzca una redistribución de la grasa corporal. El sobrepeso es uno de los factores de riesgo más importante de posibles complicaciones cardiovasculares, por eso es especialmente importante que:

  • Se incremente la actividad física: 30-40 minutos (3-5 veces a la semana) porque aumenta el colesterol bueno, normaliza los niveles de azúcar en sangre y reduce la tensión arterial, todo ello es beneficioso para el corazón.
  • Mejorar la dieta: Alimentos bajos en grasa y altos en fibra: fruta, verdura, legumbre, cereal, etc.

Colesterol y glucosa

Para vigilar otros factores de riesgo cardiovascular, es recomendable realizar análisis de control del colesterol y glucosa, porque la caída de estrógenos se acompaña de un descenso del conocido colesterol bueno (HDL), con lo que aumenta el riesgo de ateriosclerosis.

Osteoporosis

Si tienes antecedentes familiares con esta enfermedad, puedes también ser candidata. Existe un análisis genético que permite comprobar el riesgo de que lo padezcas o diagnosticarla y, así tomar medidas para prevenir o retrasar los síntomas con una alimentación adecuada y ejercicio.

También es importante saber cómo cambian nuestros órganos a partir de esa edad.

Sistema muscular. Alrededor de los 40 años se inicia una disminución en la masa muscular que se acompaña de un aumento de grasa, lo que ocasiona menor fuerza en los músculos y menor resistencia aeróbica al hacer ejercicio, también disminuye la flexibilidad, conviene resaltar que una gran parte de la disminución del tamaño del músculo que se inicia en esta época de la vida puede evitarse haciendo ejercicio físico en forma regular y teniendo una alimentación balanceada.

Sistema cardiovascular. El sistema cardiovascular se ve afectado por el estrés, las hormonas, el exceso de grasas saturadas y determinadas toxinas como la del tabaco. Los problemas cardiovasculares son una de las primeras causa de mortalidad en las mujeres.

Articulaciones. Son elementos más complejos del aparato locomotor, se trata de estructuras en partes duras que posibilitan la unión entre sí de dos o más huesos, con la edad, las articulaciones se vuelven más rígidas y menos flexibles, la producción del líquido dentro de ellas puede disminuir y el cartílago puede empezar a friccionarse y a erosionarse, asimismo, los minerales pueden depositarse en algunas articulaciones (calcificación), particularmente en el caso del hombro, las articulaciones de la cadera y de la rodilla pueden comenzar a perder su estructura (cambios degenerativos), las articulaciones de los dedos van perdiendo cartílago y los huesos se adelgazan ligeramente.

Sistema reproductor. A medida que una mujer envejece, tienen lugar muchos cambios en su aparato reproductor. Para las mujeres, el cese de la menstruación (menopausia) es un signo de envejecimiento, pero no es el único cambio, la menopausia se ve acompañada por un periodo previo de transición denominado climaterio, que se prolonga también por muchos años después de la última menstruación.

Los cambios en el aparato reproductor están estrechamente relacionados con los cambios en el sistema urinario, ya que la calidad de la mucosa del sistema urinario también depende de los estrógenos. Las estructuras de sostén del piso pélvico (músculos y ligamentos) se debilitan, por lo que la aparición de trastornos como la incontinencia urinaria (salida involuntaria de orina) es frecuente.

Se presentan también cambios en el tejido mamario, comienza una disminución del tejido mamario y un aumento de los depósitos de grasa, conforme aumenta la edad, los riesgos de presentar tumoraciones, tanto benignas como malignas (cáncer de mama), incrementan, por lo que es de suma importancia practicarse una mamografía cada 2 años a partir de los 40 años de edad.

 

Referencias
http://www.salud.net/guia-de-salud-para-mujeres-de-40-a-54-ano/
http://nyp.org/espanol/library/women/chart.html
https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/womenshealthcheckup.html

 

Alfonso Martínez
Naturista y fitoterapeuta

Consultas en línea virtual.
Consultas en Sonora cada dos meses
Consultas en Monterrey cada 60 días
Consultas en México DF cada 45 días
Consultas en Texas cada 120 días
Consultas en Los Ángeles cada 60 días
Consultas en Querétaro cada 60 días
Citas al correo naturistaalfonso@outlook.com
Whatsapp +52 1 222 534 5725