Alimentos para el cerebro

El cerebro representa sólo el 2% de nuestro peso, sin embargo, necesita alrededor del 20% de la energía que ingerimos, si nosotros “somos lo que comemos”, entonces nuestro cerebro también dependerá de lo que comemos.

Cuando no comemos bien e incluso cuando tenemos hambre, no nos podemos concentrar bien, ni pensar bien e inclusive podemos estar de malas, entonces ¿nuestra alimentación puede afectar a nuestro cerebro?

El cerebro está lleno de neuronas o células nerviosas y cables eléctricos interconectados mediante unas sustancias químicas muy simples, cuya misión es transmitir mensajes de una célula nerviosa a otra.

El cerebro representa sólo el 2% de nuestro peso, sin embargo, necesita alrededor del 20% de la energía que ingerimos, si nosotros “somos lo que comemos”, entonces nuestro cerebro también dependerá de lo que comamos. Podemos mejorar la salud y las funciones del cerebro a través de la alimentación.

La principal energía que necesita el cerebro para funcionar es la glucosa que proviene de comer alimentos ricos en hidratos de carbono complejos como cereales, leguminosas, frutas y verduras, pero además, necesita otros nutrientes esenciales como las vitaminas, minerales, ácidos grasos y proteínas, un exceso o un deficiencia de algún nutriente necesario puede afectar al sistema nervioso.

Entonces una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de algunos de los nutrientes, que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión.

Sabemos que la nutrición es importante, pero aún lo es más para la función cerebral, nuestro cerebro, como cualquier parte de nuestro cuerpo, necesita alimentarse y en función de los nutrientes que reciba, su actividad será diferente, es decir, la composición de cada comida tiene un efecto directo en la producción de las señales químicas del cerebro. Estas sustancias, responsables de la transmisión de información a lo largo del sistema nervioso, son los llamados neurotransmisores, y pueden modularse en parte por nuestra alimentación, por medio de ella podríamos influir sobre nuestro humor y comportamiento, puede ayudar a aliviar la depresión, la ansiedad, la neurosis y los trastornos del sueño.

Cada uno de los neurotransmisores existentes tiene una misión específica y se requieren determinados nutrientes que proporcionan los diferentes alimentos, por ejemplo, las leguminosas, frutos secos y frutas como el plátano, piña, aguacate entre otros aportan una sustancia denominada triptófano, imprescindible para sintetizar un neurotransmisor denominado serotonina, que está relacionada con las emociones, la depresión, el control de la temperatura, del hambre y del sueño, así, un déficit de serotonina implica un fallo en los circuitos que requieren esta sustancia.

¿Y si comemos correctamente?

Al comer correctamente, mejorará nuestro estado de ánimo, pensaremos más rápido, tendremos más memoria, nos podremos concentrar mejor, éstos son sólo unos pequeños ejemplos de lo que los alimentos pueden hacer por nuestro cerebro.

Debemos consumir ácidos grasos esenciales, presentes en frutos secos y en la  chía, también debemos incluir alimentos ricos en proteínas ya que son esenciales para fabricar los neurotransmisores que son vitales para los procesos cerebrales, se debe intentar que la comida del mediodía sea más rica en proteínas, para optimizar la mente y mantenerse más despierto por la tarde.

Las vitaminas y los minerales, son importantes porque poseen la llave para que muchas reacciones puedan llevarse a cabo, las obtenemos mediante el consumo de frutas y verduras.

Beber 1,5 o 2 litros de agua al día ayuda a mantener el cerebro bien hidratado.

Para oxigenar el cerebro es importante realizar ejercicio al aire libre.

De preferencia hacer comidas ligeras y frecuentes.

Por medio de la alimentación y junto con un tratamiento natural, se puede mejorar el humor y el comportamiento, ayudando a aliviar la depresión, la ansiedad, la neurosis y los trastornos del sueño.

 

Referencia.
http://www.farmaceuticonline.com/es/familia-cerebro-y-alimentacion

Alfonso Campos
Naturista y fitoterapeuta

Consultas en línea virtual.
Consultas en Sonora cada dos meses
Consultas en Monterrey cada 60 días
Consultas en México DF cada 45 días
Consultas en Texas cada 120 días
Consultas en Los Ángeles cada 60 días
Consultas en Querétaro cada 60 días
Citas al correo naturistaalfonso@outlook.com
Whatsapp +52 1 222 534 5725